Nuevos ex alumnos obtienen Becas Chile

El Sistema Bicentenario BECAS CHILE nuevamente beneficiará a nuestros ex alumnos en formación en el extranjero. Dentro de los seleccionados a estudios de postgrado encontramos a cuatro ex-alumnos de la Universidad Alberto Hurtado: Felipe Raglianti,  Valentina Abufhele,  Rommy Morales y Felipe González.

Entrevistamos a Felipe Raglianti para dar a conocer esta experiencia a la comunidad.

 

 

Felipe Raglianti pertenecio a la segunda generación de estudiantes de sociología en nuestra universidad, titulándose el año 2005.


– ¿A qué postgrado postulaste?

Postule a una Beca de Doctorado en el Extranjero para Profesionales.

 

– ¿A qué Universidad asistirás y en dónde se encuentra?

Primero tengo que conseguir la aceptación de las universidades. Mis tres alternativas son:

1. Science Studies Program, en University of California – San Diego, EE.UU.

2. Science and Technology Studies, en University of Edinburgh – Edinburgo, UK.

3. Science Studies MPhil/PhD, en Lancaster University – Lancaster, UK.

Todas son PhD en Sociología de la Ciencia con especialización en Estudios de la Ciencia

 

– ¿Por qué hacer un postgrado en el extranjero?

Es una meta que tengo desde .hace varios años y comenzó a gestarse cuando me encontraba haciendo la tesis del magíster, relacionada con nuevas tecnologías. La razón más sincera es que he pasado tanto tiempo de mi vida delante de un computador y utilizando Internet, que cuando imaginé la posibilidad de mezclar la investigación científica social, particularmente los estudios de la ciencia, con el artefacto que ha sido mi pasión desde siempre, vinculando su fenomenología con la de otros artefactos tecnológicos, la idea de realizar un doctorado en este ámbito no ha abandonado mi cabeza.

 

– ¿Cómo fue el proceso de postulación a la beca?

El proceso de postulación a la beca es un muy buen ejemplo del tipo de fenómeno social que me interesa investigar, ya que la plataforma electrónica considera tanto la participación de múltiples servidores de bases de datos, acumulando informaciones personales en el contexto de un concurso público, como la participación de distintos usuarios humanos: administradores, evaluadores y postulantes.

Personalmente tuve una buena experiencia interactuando con la plataforma de postulación, sin embargo, pareciera ser que la sociedad, motivada por esta nueva plausibilidad digital, ha pagado caro el éxito de innovar en esta dirección, como lo sugieren las últimas noticias originadas desde Conicyt. Precisamente por esto me parece relevante que los científicos sociales podamos construir nuevos conocimientos en torno a la materia, en tanto estos cambios modernos no han llegado sin turbulencias.

 

– ¿Qué criterios utilizaste para la elección de la Universidad?

No muchos. Primero revisé los rankings sugeridos por las bases de postulación, luego busqué en las universidades mejor posicionadas la existencia de programas de doctorados en estudios de la ciencia y elegí aquellos que me parecieron más adecuados e interesantes. La tercera alternativa la seleccioné más bien por la presencia de John Law, uno de los primeros investigadores vinculados con la teoría del actor-red. Quizás también debí haberme preocupado de otros criterios. California, lugar de mi primera alternativa, tiene el mejor clima del planeta, mientras que Edimburgo en Escocia, mi segunda alternativa, es más bien inimaginablemente helado.

 

– ¿En qué consiste tu proyecto de postgrado?

Mi idea es investigar cómo Chile introdujo tres generaciones distintas de artefactos tecnológicos en las últimas tres décadas, posibilitando la construcción de plataformas informáticas capaces de transformar las operaciones basales de los sistemas sociales de la sociedad moderna; las cuales actualmente se encuentran vehiculizadas mediante interacciones entre humanos y redes de obtención de papel moneda y pagos electrónicos en la economía, a propósito de la introducción de tarjetas de crédito y débito en la década de los ochenta; luego pareciera que estas nuevas posibilidades de operar socialmente se hicieron extensivas a todos los ámbitos mediante la generalización del computador personal e Internet durante la década de los noventa, esto alcanzaría incluso al efímero ámbito de la interacción social, el cual requiere de la presencia o ausencia de personas, a través de una mayor disponibilidad de teléfonos celulares y cámaras digitales; actualmente nos encontraríamos presenciando la masificación de una tercera estrategia para ampliar las posibilidades de la sociedad en el medio del lenguaje digital o electrónico, donde la comunicación no involucra sencillamente a humanos acoplados a un artefacto electrónico para generar una operación social en el mundo (un pago), o el acoplamiento de dos humanos a dos artefactos para simular –cada día con mayor realidad- una interacción social comunicativa, sino también algunas de las operaciones sociales más decisivas de la sociedad estarían comenzando a ser ejecutadas por máquinas que se limitan a informar a los humanos sobre sus operaciones.

Todos estos antecedentes estimulan la reflexión que dentro de los límites comunicacionales de la sociedad los humanos definitivamente no serían los únicos gatillantes de la información y, por tanto, es preciso reconsiderar los nuevos aspectos sociales, materiales y temporales a los cuales se encuentra sujeta la comunicación digital operada en redes tejidas tanto por humanos como por máquinas. A nivel teórico, mi intención es complementar mi formación en teoría de sistemas sociales con el aparato conceptual de los estudios de la ciencia y su manera de observar a los artefactos tecnológicos. Metodológicamente deseo realizar en Chile el terreno de una investigación exploratoria e histórica, considerando distintas herramientas técnicas como las etnografías de laboratorio y el análisis de paradojas de la comunicación.

Todo esto se encuentra supeditado a los siguientes pasos que debo seguir antes de ser aceptado en la universidad y comenzar mi investigación, lo cual espero que suceda en la segunda mitad del año 2011.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.